Difference between revisions of "Observaciones sobre “La rama dorada” de Frazer"

(Created page with "{{header|Observaciones sobre ''La rama dorada'' de Frazer}} {{Top}} {{Print Button}} {{colophon |translator=Traducido por Alberto Buscató<br/>Revisado por Santiago María O...")
 
Line 24: Line 24:
  
 
{{title|Observaciones sobre ''La rama dorada'' de Frazer}}
 
{{title|Observaciones sobre ''La rama dorada'' de Frazer}}
 +
 +
 +
[Observaciones preliminares escritas en la sección sobre Frazer de su libro manuscrito, pero no conectados con este y marcados posteriormente por Wittgenstein con una /S/ de ''schlecht'', es decir, «malo» (cf. Rhees, 1967: 233)]
 +
 +
Ahora creo que sería adecuado comenzar mi libro con observaciones sobre la metafísica como un tipo de magia.
 +
 +
Aunque en estas no debería ni darle alas a la magia ni ridiculizarla.
 +
 +
Se debería mantener la profundidad en la magia.
 +
 +
Sí, la desaparición de la magia tiene aquí el carácter de la propia magia.
 +
 +
Pues cuando un día empecé a hablar del «''mundo''» (y no de este árbol o esta mesa), qué pretendía si no conjurar algo superior en mis palabras.
  
  
 
<h2 style="text-align: center;">I</h2>
 
<h2 style="text-align: center;">I</h2>
  
[Observaciones preliminares escritas en la sección sobre Frazer de su libro manuscrito, pero no conectados con este y marcados posteriormente por Wittgenstein con una /S/ de ''schlecht'', es decir, «malo» (cf. Rhees, 1967: 233)]
+
Se debe comenzar por el error y [después] llevar la verdad hasta él.
 +
 
 +
Es decir, se debe desvelar la fuente del error, de otra manera no nos sirve de nada escuchar la verdad. Ella no puede introducirse cuando alguna otra cosa ocupa su lugar.
 +
 
 +
Para convencer a uno de la verdad no es suficiente constatar la verdad, sino que se debe encontrar el ''camino'' desde el error hasta la verdad.

Revision as of 21:35, 4 October 2021

 Observaciones sobre La rama dorada de Frazer 


Go back to top
Report an error

Download/print PDF · Plain HTML


 

Ludwig Wittgenstein

Observaciones sobre “La rama dorada” de Frazer

 

Traducción realizada en base a las siguientes versiones de las «Observaciones sobre La rama dorada de Frazer» y de «La rama dorada» de Frazer. Se han incorporado en las citas los fragmentos de este libro recogidos por Miles/Rhees (y no por el propio Wittgenstein), a los que se hace referencia en ciertas ocasiones.

  • Frazer, J. G. (1923). The golden bough: a study in magic and religion. London: Macmillan and Co.
  • Frazer, J. G. (1981). La rama dorada: magia y religión. (E. I. Campuzano, Trad.) España: Fondo de Cultura de México.
  • Wittgenstein, L. (2018). Remarks on Frazer's The Golden Bought. En S. Palmié, The mythology in our language (S. Palmié, Trad., pp. 29–76). Chicago: The University of Chicago Press.
  • Wittgenstein, L., & Rhees, R. (1967). Bemerkungen über Frazers "The Golden Bough". Synthese, Springer, 17(3), 233-253.

Por lo demás, valga mencionar que se ha intentado realizar una traducción lo más literal posible a nivel gramatical, para conservar el estilo del autor, así como las vaguedades y particularidades propias tanto de este como de un texto de carácter fragmentario.

El texto original está en el dominio público en su país de origen y en otros países y zonas donde el plazo de los derechos de autor es la vida del autor más 70 años o menos. Esta traducción se publica bajo los términos de la licencia Creative Commons Atribución-Compartir Igual.


I · II


Ludwig Wittgenstein

Observaciones sobre La rama dorada de Frazer


[Observaciones preliminares escritas en la sección sobre Frazer de su libro manuscrito, pero no conectados con este y marcados posteriormente por Wittgenstein con una /S/ de schlecht, es decir, «malo» (cf. Rhees, 1967: 233)]

Ahora creo que sería adecuado comenzar mi libro con observaciones sobre la metafísica como un tipo de magia.

Aunque en estas no debería ni darle alas a la magia ni ridiculizarla.

Se debería mantener la profundidad en la magia.

Sí, la desaparición de la magia tiene aquí el carácter de la propia magia.

Pues cuando un día empecé a hablar del «mundo» (y no de este árbol o esta mesa), qué pretendía si no conjurar algo superior en mis palabras.


I

Se debe comenzar por el error y [después] llevar la verdad hasta él.

Es decir, se debe desvelar la fuente del error, de otra manera no nos sirve de nada escuchar la verdad. Ella no puede introducirse cuando alguna otra cosa ocupa su lugar.

Para convencer a uno de la verdad no es suficiente constatar la verdad, sino que se debe encontrar el camino desde el error hasta la verdad.