Reseña, «La Ciencia de la Lógica»

Revision as of 11:42, 13 March 2022 by MLavazza (talk | contribs)
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
 Reseña, La Ciencia de la Lógica 


Go back to top
Report an error

Download/print PDF · Plain HTML


 

Ludwig Wittgenstein

Reseña, La Ciencia de la Lógica

 

Esta traducción se basa en Ludwig Wittgenstein. «Review: P. Coffey, The Science of Logic». The Cambridge Review, vol. 34, nº 853, 6 de marzo de 1913, p. 351. El texto original está en el dominio público en su país de origen y en otros países y zonas donde el plazo de los derechos de autor es la vida del autor más 70 años o menos. Esta traducción se publica bajo los términos de la licencia Creative Commons Atribución-Compartir Igual.


Ludwig Wittgenstein

Reseña, La Ciencia de la Lógica


La Ciencia de la Lógica: una investigación en los principios del pensamiento preciso y el método científico. Por P. Coffey, Ph.D. (Louvain), Profesor de lógica y metafísica, Maynooth College. Longmans, Green & Co 1912.

En ninguna rama del conocimiento puede un autor desechar los resultados de la investigación honesta con tanta impunidad como en la Filosofía y la Lógica. A esta circunstancia le debemos la publicación de un libro como La Ciencia de la Lógica del Sr. Coffey: y solo como un ejemplo típico del trabajo de muchos lógicos de hoy en día es que este libro merece consideración. La Lógica del autor es aquella de los filósofos escolásticos, y comete todos sus errores—por supuesto con las referencias usuales a Aristóteles. (Aristóteles, cuyo nombre es tomado tan vano por nuestros lógicos, se revolvería en su tumba si supiera que tantos lógicos no saben más de Lógica hoy que él hace 2000 años). El autor no ha hecho el menor caso del gran trabajo de los lógicos matemáticos modernos—trabajo que ha traído un avance en Lógica solo comparable a aquel que hizo Astronomía de la Astrología y Química de la Alquimia.

El Sr. Coffey, como muchos lógicos, saca gran ventaja de una manera poco clara de expresarse; pues si no puedes distinguir cuando quiere decir «Sí» o «No», es difícil argumentar contra él. Sin embargo, incluso dentro de su expresión nublada, muchos errores graves pueden ser reconocidos con suficiente claridad; y propongo dar una lista de algunos de los más llamativos, y recomendaría al estudiante de Lógica rastrear estos errores y sus consecuencias también en otros libros de Lógica. (Los números en corchetes indican las páginas del libro del Sr. Coffey—volumen I.—donde un error ocurre por primera vez; los ejemplos ilustrativos son míos).

  1. [36] El autor cree que todas las proposiciones son de la forma sujeto-predicado.
  2. [31] Él cree que la realidad es cambiada por volverse objeto de nuestros pensamientos.
  3. [6] Él confunde la cópula «es» con la palabra «es» que expresa identidad. (La palabra «es» obviamente tiene significados diferentes en las proposiciones—
    • «Dos veces dos es cuatro»
    • y «Sócrates es mortal.»)
  4. [46] Él confunde las cosas con las clases a las que pertenecen. (Un hombre es obviamente algo bastante diferente a la humanidad.)
  5. [48] Él confunde las clases y los complejos. (La humanidad es una clase cuyos elementos son hombres; pero una librería no es una clase cuyos elementos sean libros, porque los libros se vuelven parte de la librería solo al estar en cierta relación espacial al respecto de los otros—mientras que las clases son independientes de las relaciones entre sus miembros.)
  6. [47] Él confunde los complejos y las sumas. (Dos más dos es cuatro, pero cuatro no es un complejo de dos y él mismo.)

Esta lista de errores podría ampliarse bastante.

Lo peor de tales libros es que crean prejuicio en la gente sensata contra el estudio de la Lógica.

Ludwig Wittgenstein.